Melquiades El de “El Mesón”

Mercedes Ortiz de Martínez
1ro agosto 2008

“Dios da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas ...”
Isaías 40:29

Entre flores y montañas que se yerguen como altares,
se tejió el sueño de un hombre, quien dio luz a su cansancio.
Pues ... con su amada y semillas emprendió su largo viaje.
Dios dio alas a sus sueños y fortaleza a sus manos
con las que ricos manjares con sabor al suelo isleño,
sirven a los que deciden ir al Mesón de Melquiades.

Con plátano, calabaza, apio y yautía, cosecha de su batey
Melquiades y su familia dieron sabor a sus frutos,
y con orgullo absoluto hoy el pueblo de Cayey,
le rinde sus atributos.

Melquíades ... en las alturas, Melquíades … en la montaña,
Melquíades … el del fogón, que con leña hizo su nido y en la casita aledaña
un hijo, alzando la vista al cielo, creó su “Cielito Lindo”.

¿Ya ves, Melquiades querido, que Dios premia al luchador
que con esfuerzo y tesón, logra sueños infinitos?

Y Dios te dice: “¡hijo mío, aquí tienes tu Mesón y con Mi amor ... lo bendigo!”.